Capítulo 15 - Textiles Inteligentes - Prendas para todos los climas

TEXTILES INTELIGENTES
Prendas para todos los climas
FRANCISCO MEJÍA-A
Textile Designer & Engineer Philadelphia Textile University 1980
FWI Textile Quality Control Director. Miami/FL. USA 
Con la colaboración de: Dr. Sanjay Gupta,
VP & Dean, Centum Learning Ltd (A Bharti Enterprise Associate Company)
(Formerly Senior Professor & Dean, NIFT) - Hauz Khas, New Delhi-110016. India.

Los organismos se pueden clasificar en dos categorías, ectodérmicos y endotérmicos. Ectodérmicos son organismos que su cambio de temperatura corporal se genera y ajusta de acuerdo a su entorno, mientras que endotérmicos son organismos que la temperatura de su cuerpo tiene que ser mantenida. Nosotros, los humanos clasificamos como endotérmicos, porque somos animales de sangre caliente. Como somos endotérmicos, la termorregulación es muy importante, ya que debemos mantener regulada la temperatura de nuestro cuerpo independientemente de la temperatura del ambiente. En los humanos, la termorregulación es un tipo de mecanismo de retroalimentación negativa, donde el estímulo es el cambio de temperatura, el órgano receptor es la piel y el centro de control es el hipotálamo, por eso cuando sentimos calor, la temperatura de nuestro cuerpo aumenta y cuando esto ocurre, nuestro vello corporal se inclina para atrapar menos aire. A su vez se dilatan los vasos sanguíneos para permitir que más sangre fluya a través de la piel y así se aumente la pérdida de calor, también cuando la temperatura de nuestro cuerpo aumenta vamos a sudar más para ayudar a enfriar nuestro cuerpo y entonces y volver nuestra temperatura a la normalidad, ahora, cuando nos sentimos frío, ocurrirá lo contrario y la temperatura de nuestro cuerpo disminuye. En primer lugar, nuestro vello corporal se erige para capturar más aire que actúa como un aislante, para reducir la pérdida de calor, se produce vasoconstricción de modo que menos flujo de sangre fluye debajo de la piel de este modo prevenir la pérdida de calor. También vamos a temblar para generar calor. Entonces, nuestra temperatura corporal  aumenta lentamente hasta volver a la normalidad.

Habiendo definido y entendido como funciona nuestra temperatura corporal, los científicos han venido desarrollando los llamados textiles inteligentes, una ciencia que se ha ido posicionando en un lugar importante en la industria textil y de la moda desde finales del Siglo XX, e incluso ya forma parte de nuestra vida cotidiana, así no caigamos en cuenta. La llamada inteligencia de los textiles surge de la incorporación de determinados componentes en el tejido, que pueden ser dispositivos electrónicos, polímeros especialmente construidos o incluso algún tipo de colorante. Muchos de los textiles inteligentes están diseñados para responder a las condiciones adversas de su entorno y por lo tanto ofrecer una mayor o mejor protección. También pueden alterar su naturaleza o responder a factores externos dándole beneficios adicionales a sus usuarios. La innovación ha sido extensa, por ejemplo, telas que pueden producir simultáneamente protección y aislamiento adicional en climas cálidos y fríos. Estos textiles ya son importantes en la industria militar y deportes extremos al aire libre y serán cada vez más importantes en la industria de la moda.

La primera pregunta es: ¿Qué son exactamente prendas para todos los climas? La respuesta técnica más correcta sería…. ropa de temperatura regulada o termo-regulada. Si consideramos que la regulación térmica sirve sólo para mantener el calor sería incorrecto, o solo parcialmente correcto. El término es mucho más amplio que eso y en realidad significa el mantenimiento de la temperatura corporal a un nivel que maximiza el rendimiento y la comodidad, mientras que simultáneamente protege al usuario. La regulación de la temperatura o termo-regulación se define mejor por su objetivo, que consiste en mantener tanto la temperatura corporal y el confort del usuario en ambientes diversos. El propio cuerpo regula su temperatura a través de un grupo de procesos biológicos. Incluso en reposo, el cuerpo humano es un conjunto de reacciones químicas en curso que regula el calor del cuerpo dentro de un rango de temperatura óptimo llamado la zona termo-neutral (por lo general a 37 ±1º C). Cuando la temperatura del cuerpo se extiende más allá de los límites de la zona termo-neutral, los sistemas corporales funcionan con menor eficiencia, y cuando se empuja a los extremos incluso puede causar la muerte. Por lo tanto, la termorregulación es fundamental tanto desde el punto de vista de la seguridad como del rendimiento.

Por lo general, las telas por si mismas no proporcionan termo-regulación. Su termorregulación es afectada por no inhibir o más bien, por apoyar los esfuerzos de termo regulación del cuerpo humano. En este caso, el papel de la tela es el de permitir que el aire circule alrededor del cuerpo el cual al mismo tiempo proporciona un colchón de aislamiento (ya sea caliente o frío) cuando el cuerpo lo necesita. El tejido debe ser capaz de adaptarse a las necesidades del cuerpo en un amplio rango de actividades y de temperaturas exteriores.

Dependiendo de las condiciones ambientales, ciertas combinaciones de tejidos en la construcción de la tela, algunos acabados químicos y la forma como la prenda es confeccionada pueden también mantener el cuerpo caliente o frío. Por lo general, las telas están dirigidas a clima cálido o a clima frío. En la confección de prendas dirigidas al clima frío debe abordarse tanto la pérdida de *temperatura radiante, como la de **calor convectivo. Por otro lado, las prendas de clima cálido deben ayudar a la pérdida de calor por evaporación mediante el aumento de movimiento de la humedad, y el aumento de la velocidad de conducción de calor a través del material. El control del espacio aéreo en el microclima entre la piel y la ropa, o entre capas de esta, es de vital importancia.

*La temperatura radiante tiene en cuenta el calor emitido por radiación de los elementos del entorno.
** La convección es una de las tres formas de transferencia de calor y se caracteriza porque se produce por intermedio de un fluido (aire, agua) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas.

Hay tres características principales que se han observado en los materiales que son capaces de proporcionar termorregulación. La primera es la transpirabilidad (capacidad de permitir que el aíre pase a través) y el control de la humedad. La absorción y retención de agua debe estar lo más cerca posible a cero y debe haber un mecanismo para asegurar que la humedad se mueva lejos de la piel. La segunda característica es el aislamiento. La tela debe tener un buen valor de aislamiento para complementar la última capa o el espacio de aire existente en la superficie de la piel. Puede haber un mecanismo para variar el grado de aislamiento. Por último, el tejido debe ser ligero, con buen volumen para lograr el máximo confort.

Algunas de estas características y materiales que los poseen se discuten a continuación:

Transpirabilidad / control de la humedad: Una tela de material transpirable de alta eficiencia permite al usuario controlar la temperatura corporal, experimentando comodidad física al controlar la pérdida de calor del cuerpo, mientras que al mismo tiempo va eliminando el exceso de sudor. En general el efecto producido es el de una sensación más confortable en la superficie de la piel. Uno de los primeros tipos de tejidos comercializados para conferir un mejor aislamiento fue la gama de tejidos transpirables Gore-Tex. Estas telas son construidas por la laminación de una membrana impermeable de dos componentes a una gama de diferentes sustratos, como el poli-tetrafluoretileno ampliado el cual es impregnado con un polímero óleo-fóbico. La membrana es muy porosa, y el ancho de los poros, alrededor de 100 nanómetros (nm), es fundamental para la eficacia de la tela, el tejido le permite al sudor escapar y aun así puede conferir protección contra la lluvia.


Otra serie de materiales que garantiza un aislamiento mejorado incluye las telas Stomatex. En estos tejidos una temperatura elevada se mantiene para evitar la condensación de la transpiración. El vapor atrapado debajo de la tela se elimina por la acción de unas pequeñas bombas presentes en el material. Cada bomba consta esencialmente de una cámara deformable y un poro de salida. Durante el uso del material, el vapor se libera de cada cámara, a medida que la tela se flexiona con el movimiento de la tela. Con mayores niveles de actividad física por parte del usuario, la acción de bombeo es correspondientemente mayor.  El desempeño de este material es controlado de esta forma para que coincida con la velocidad a la que el usuario está sudando.
La compañía Micro Thermal Systems de Inglaterra, desarrolló esta galardonada tecnología hace ya más de 20 años y en 1999 recibió del “Departamento de Comercio e Industria” de Inglaterra,  el premio ‘Industry Smart’ por la comercialización con éxito de esta innovadora tecnología. El neopreno es un caucho sintético resistente al calor y al aceite. Según las especificaciones actuales de Stomatex® - este material es descrito como "neopreno transpirable" – está fabricado de espuma de células cerradas de neopreno. Estas telas pueden ser producidas por medio de laminación o revestimientos de láminas sueltas de acuerdo a las necesidades de los usuarios. El espesor (aislamiento térmico) del componente de aislamiento varía entre dos milímetros (mm) y seis milímetros, las más utilizadas van desde dos a cinco milímetros.

En condiciones secas, las miles de diminutas cámaras y poros formados en el cuerpo de la prenda Stomatex®,  evacuan el sudor de la piel por medio de la evaporación de una manera muy efectiva. Si las condiciones son de humedad, se utiliza en los chalecos térmicos, en interiores y en ‘wet suits’. Las prendas Stomatex®, capturan el aire en las trampas de las cámaras, y esta situación actúa como un excelente aislante, haciendo que la prenda conserve mejor el calor que una prenda fabricada de manera similar con de neopreno ordinario, que no permite que el sudor se evapore. Debido a que el material Stomatex®, tiene la capacidad de eliminar el exceso de calor y de sudor, el traje no permite  que la temperatura en el interior suba, ya sea adentro o afuera del agua. El elenco de 'Harry Potter y la piedra filosofal "agradeció por la calidez y el confort que la ropa interior térmica fabricada a la medida por Stomatex®. Stomatex® se encuentra en exhibición permanente en el Museo Británico de Ciencias, como un ejemplo de un material biomimético avanzado.

Los hilos y los textiles de capas múltiples compuestas tienen otras posibilidades físicas para lograr la confortabilidad de las prendas en términos de absorción del sudor liberado por la piel humana. Esto es por medio de una capa interna absorbente de sudor. Toyobo Co., de Japón desarrolló un hilo fresco y seco de tres capas, que consiste en un hilo de algodón en la superficie, un hilo de poliéster discontinuo (spun) y algodón en el centro y un hilo filamento continuo de poliéster en el núcleo. Los mejores componentes se ubican en el centro pues las fibras finas ofrecen una mayor porosidad, lo que aumenta la acción capilar, impulsando el sudor absorbido a la superficie exterior del hilo. El filamento continuo de poliéster en el interior tiene una sección transversal en forma de Y con el fin de aumentar la capacidad de absorción de humedad.
Aislamiento: El aislamiento térmico requerido de las prendas depende principalmente de la actividad física y de las condiciones ambientales, tales como la temperatura y la humedad relativa. La cantidad de calor producido por los seres humanos depende en gran medida de la actividad física y puede variar de 100 vatios (100 W) en reposo a más de 1000 vatios (1000 W) cuando el rendimiento físico se lleva al máximo. En temporadas frías, por ejemplo cuando la temperatura ambiente es de aproximadamente 0º C, la ropa con aislamiento térmico, se recomienda a fin de garantizar que el cuerpo permanezca lo suficientemente caliente cuando está en reposo.
Sin embargo, si el cuerpo está involucrado en una actividad más intensa (como en el caso de los deportes de invierno), la temperatura corporal aumenta generando mayor producción de calor. Para mantener este incremento dentro de los límites, el cuerpo suda con el fin de retirar la energía sobrante del cuerpo por medio del enfriamiento por evaporación. Si el aislamiento térmico de la ropa se reduce durante la actividad física, una parte del calor producido puede ser removido por convección y el cuerpo no tendrá que sudar mucho.

La calidad del aislamiento de una prenda será ampliamente regulada por el grosor y la densidad de los tejidos que la componen. Si bien un espesor mayor mejora el aislamiento, una prenda confeccionada con una tela gruesa que tiene un mayor peso interfiere y menoscaba la libertad de movimientos del usuario. Entonces, tener prendas de baja densidad también es importante para mejorar el aislamiento. En muchos ejemplos prácticos vemos que el aislamiento térmico es proporcionado por los espacios de aire entre las capas de ropa. Las temperaturas externas también afectan a la eficacia del aislamiento. Entre más extremas las temperaturas, ya sean muy altas o muy bajas, menos eficaz será el aislamiento. Por lo tanto, la capacidad de una prenda de proteger contra el calor o el frío debe ser seleccionada por el comprador teniendo en cuenta las expectativas del clima en el que la prenda va a usarse.

Es evidente que hay una necesidad de prendas de vestir hechas con tejidos inteligentes que pueden proporcionar una protección superior, así como comodidad para el usuario y para ello una serie de materiales y textiles inteligentes están disponibles hoy.

(A) Materiales que cambian de fase: Cuando un material cambia de fase al aumentar la temperatura, por ejemplo, de un estado sólido a un estado líquido, una gran cantidad de calor latente es absorbido. Esta carga de calor es necesaria para transformar un material sólido a un estado líquido, y ese cambio se dará en un punto casi fijo (la temperatura de la fusión del material). El calor es, en efecto, almacenado en el material en su estado líquido y sólo se libera cuando el líquido se enfría nuevamente y regresa a su estado sólido. Este comportamiento constituye la base de materiales de cambio de fase. En circunstancias normales, el calor fluirá a través de la ropa al exterior. Con la presencia de los PCM (siglas en inglés que significan materiales que cambian de fase o Phase Change Materials) dentro de la prenda, este flujo se interrumpe cuando estos materiales absorben o liberan el calor para impedir que el calor tenga acceso al exterior. De esta forma una barrera térmica activa (aislamiento) se crea en adición a las barreras térmicas pasivas normales inherentes al diseño de la prenda.

Burlington Worldwide (BWW), en colaboración con Outlast Technologies y Ciba, ha creado un acabado que permite a los tejidos adaptarse a los cambios de temperatura permitiendo ropa más cómoda y versátil. La tecnología pendiente de patente, llamada Smart Fabric Technology, está construida alrededor de micro materiales encapsulados que cambian de fase llamados Thermocules. Estos materiales absorben y liberan el calor generando un mayor confort sin comprometer las características inherentes del tejido. Una parafina-PCM, por ejemplo, absorbe aproximadamente 200 kilojulios por kilogramo de calor para llevar a cabo el proceso de fusión. 
Esta gran cantidad de calor absorbido por la parafina en el proceso de fusión se libera en el área circundante durante el proceso de enfriamiento a partir de su temperatura de cristalización. Durante un proceso completo de fusión, la temperatura de los PCM, así como la de sus alrededores se mantiene constante. El exceso de calor generado por un cuerpo en acción es absorbido por la parafina en los PCM que se funde durante el proceso y almacena calor. Dado que el exceso de calor es retirado del cuerpo, el aumento de la temperatura acompañante no deseada en el proceso de calentamiento normal no se produce. Lo mismo es cierto para el proceso de cristalización. Durante todo el proceso de cristalización la temperatura de los PCM tampoco cambia. La alta transferencia de calor durante el proceso de fusión, así como el proceso de cristalización, sin cambio de temperatura hace que los PCM sean interesantes como fuente de almacenamiento de calor.

Los PCM están normalmente presentes en micro-cápsulas, que pueden resistir el desgaste durante la vida útil de la prenda. Los PCM micro-encapsulados pueden ser distribuidos dentro de las fibras o cubiertos sobre la tela. Si bien el concepto de utilizar los PCM es claramente un muy atractivo, aún hay una serie de limitaciones. El acrílico es única fibra disponible en el mercado que es compatible con los PCM, y hay un límite máximo a la cantidad de PCM que se pueden incorporar en las fibras antes que las propiedades de tracción sean sensiblemente reducidas. Cuando los PCM han sido aplicados a las telas, la mano de la tela puede verse comprometida, y resistencia a la abrasión durante el uso, el lavado casero o la limpieza en seco puede que sea deficiente.

La selección y la incorporación de los PCM en el sector textil requieren de mucho cuidado. La consideración más importante es la temperatura real del cambio de fase, y cuando sea aplicado en prendas de vestir la temperatura deberá ser normalmente de 30º a 35ºC, cercana de la temperatura corporal. Otros factores claves son el costo, la toxicidad y la disponibilidad. Las primeras aplicaciones de este acabado serán en telas y tejidos para prendas de ropa deportiva. Se prevé que en futuras aplicaciones se llevará a ropa masculina, uniformes y prendas rompe-viento.

(B) Materiales con memoria de forma: Estos materiales son los que pueden revertir la forma actual y pasar a la forma que tenían antes, por lo general debido a la acción del calor. En el Reino Unido, The UK Defence Clothing and Textiles Agency, ha sido pionera en esta tecnología. Cuando estos materiales con memoria de forma se activan en prendas de vestir, los vacíos de aire entre las capas adyacentes de la ropa se incrementan, a fin de dar un mejor aislamiento. La incorporación de materiales con memoria de forma en prendas de vestir en consecuencia, confiere mayor versatilidad en la protección que proporciona la ropa contra los climas extremos ya sea calor o frío.

Hay aleaciones y polímeros con memoria de forma. Una aleación con memoria de forma tiene por lo general forma de un resorte. El resorte se presenta en su forma natural cuando la temperatura está por debajo de la temperatura de activación, pero se extiende cuando la temperatura alcanza el punto de activación. Al incorporar estas aleaciones entre las capas de la prenda, la brecha entre las capas puede aumentarse sustancialmente por encima de la temperatura de activación, lo que mejora considerablemente la protección contra el calor externo. Los polímeros con memoria de forma tienen el mismo efecto que las aleaciones pero, al ser polímeros, son potencialmente más compatibles con los textiles. También podrían ser empleados como retardantes de fuego. El efecto memoria de forma se observa cuando un plástico con una forma específica se revierte a la forma previamente adoptada, a una temperatura dada.

Se han diseñado películas de poliuretano que se pueden incorporar entre las capas adyacentes de la ropa. Cuando la temperatura de la capa externa de la prenda se ha reducido lo suficiente, la película de poliuretano responde haciendo que se amplié el espacio de aire entre las capas. Esta ampliación se logra si, al enfriarse, la película desarrolla una deformación que se salga del plano, siendo suficientemente fuerte como para resistir el peso de la prenda y las fuerzas inducidas por los movimientos del usuario. La deformación debe ser capaz de reversión si la capa exterior de ropa posteriormente se calienta.

Sobre la base de los primeros métodos desarrollados por Mitsubishi Heavy Industries, para la fabricación de polímeros con memoria de forma, basados en poliuretano, solo se ha logrado desarrollar un único y nuevo material, de alto rendimiento sensible a la temperatura, se llama DIAPLEX. Este nuevo material se puede utilizar para hacer prendas no viscosas, ajustadas y cómodas. Para mantener un ambiente cómodo dentro de las prendas, el DIAPLEX está diseñado para reaccionar a una temperatura de transición, que se adapta al estado del material y a las variaciones en el entorno interno y externo. Cuando, tras una actividad extenuante o cambios extremos en el entorno, la temperatura dentro de la prenda alcanza la temperatura de transición, el material automáticamente se convierte ya sea en más resistente al agua o en más permeable al vapor de agua.

Representación estructural de la tela DIAPLEX de doble capa

DIAPLEX se auto-controla, memorizando las condiciones de confort y respondiendo a los cambios en la temperatura del medio ambiente. Se puede llamar al DIAPLEX un material con auto-control, porque detecta cambios en el ambiente y se ajusta en consecuencia para mantener una condición confortable en la ropa. Además de ser altamente y eficazmente impermeable y transpirable, DIAPLEX también cuenta con las características necesarias de anti-condensación, de aislamiento térmico, de rompe-viento y de repelencia al agua en condiciones climáticas severas, mientras que también tiene la capacidad de estirarse, tiene muy buena durabilidad y un toque suave y sensible que lo hacen adecuado para la práctica de deportes.

Corpo Nove, a través de su  R&D spin-off Grado Zero Espace, ha utilizado metales térmicos con memoria de forma similar a la tela para fabricar una camisa de manga larga. Las mangas se pueden programar para que reduzcan su tamaño cuando la temperatura ambiente aumenta unos cuantos grados. La tela se puede manipular para que parezca una bola dura, plisar y arrugar y con un leve flujo de aire caliente (como el de un secador de pelo) volverá automáticamente a su forma original.

(C) Aerogeles: La manta aislante de aerogel, fabricada por Aspen Aerogel en los EE.UU., está siendo utilizada como forro para la ropa usada en los inviernos extremos, y se dice que es tres veces más eficaz que Thinsulate de 3M y 39 veces superior al mejor aislamiento producido por la de fibra de vidrio. Se trata de un material coidal gaseoso fabricado a partir de sustancias comunes como el óxido de silicio y/o el carbono, en el que entre el 90% y 98% es aire. Los aerogeles de sílice son materiales sólidos amorfos extremadamente ligeros que presentan una porosidad mayor del 90% de su volumen total y tamaños de poros entre 4 y 20 nanométros de diámetro (1.000.000 de nm = 1 mm). De apariencia semitransparente y entre sus propiedades se destacan su peso (casi tan liviano como el aire), su elevado aislamiento térmico y acústico, así como su gran capacidad de carga mecánica. En la actualidad es ampliamente usado en la industria automotriz y aeroespacial  como aislante térmico y acústico. Es conocido como  humo helado, humo sólido o humo azul debido a su naturaleza semitransparente, sin embargo, tiene al tacto una consistencia similar a la espuma de poliestireno.

Una muestra de aereogel (humo helado) y una chaqueta fabricada con Aerogeles



Los aerogeles son producidos a través de la creación de estructuras gelatinosas, donde se extrae y elimina todo el contenido líquido sin permitir que se presenten encogimientos y contracciones. Luego se compacta con microscópicas burbujas de aire aislante de sílice, alúmina, carbono y otros materiales con diámetros menores a 100 nanómetros que hacen que sea imposible para la mayoría de las moléculas de gas, incluyendo el aire, pasar a través y como resultado la pérdida de calor es prácticamente cero. Una capa tan delgada como una oblea es suficiente para proteger la mano de un soplete gr soldadura. Un bloque del tamaño de una persona pesa menos de un kilogramo y, sin embargo puede soportar el peso de un automóvil pequeño. Los Aerogeles se utilizaron como aislante en el vehículo explorador Pathfinder de la expedición a Marte.

(D) Las fibras de la ortiga: La ortiga es una planta perenne con pelos urticantes que alcanza hasta 2-2,5 metros de altura, muy común en España y en Europa. Sus hojas son lanceoladas y ovadas y sus flores son verdes, pequeñas y dioicas; de ahí su apellido.  Es conocida popularmente como ortiga mayor u ortiga verde, su variedad más común aunque hay otras especies menos conocidas como la Urtica urens u ortiga menor, Urtica angustifolia, entre otras. Se propaga muy fácilmente, de forma similar a la menta y crece en suelos húmedos y ricos en nutrientes. Se reproduce y se expande rápidamente, lo cual en muchas ocasiones resulta difícil de controlar.

Gran parte de los textiles actuales de origen natural tienen algodón, lino o lana, y sus mezclas o derivados. En la actualidad otra fibra natural y olvidada durante buena parte del Siglo XX,  que ha empezado a usarse con mayor frecuencia es el cáñamo, sin embargo, pocos han oído hablar de fibra de ortiga, un cultivo económico, que se sabe defender con fuerza propia de plagas y pestes, haciéndola muy económica de cultivar. Con las fibras de ortiga mayor (urtica dioica) se fabrican telas desde hace siglos. Era tan común en siglos pasados que Napoleón tenía trajes fabricados de este material. En Mosul, Irak, también en India y en Irán, se fabrica una tela que es como la muselina, poco tupida y suave, a partir de esta planta (que es además nutritiva por su aporte en hierro y de uso medicinal). Los textiles hechos de fibras de la ortiga son naturalmente aislantes. Las fibras de la ortiga tienen una característica especial al ser huecos lo que significa que pueden acumular aire en el interior, creando así un aislamiento natural. Para crear un tejido fresco para el verano, las hilazas se retuercen con altas torsiones para cerrar el núcleo hueco y reducir el aislamiento. Para los tejidos de invierno, las hilazas se producen con muy baja torsión para que el núcleo hueco de las fibras permanezca abierto manteniendo el aislamiento necesario y así obtener una temperatura constante y confortable.

Materiales conductivos o conductores: El hilo conductor es una forma creativa de conectar varios componentes electrónicos sobre la ropa. Un hilo puede transmitir corriente para la alimentación o la señal de los componentes. Aunque por lo general no son tan conductivos como las líneas conductoras de un circuito impreso (PCB), este tipo de hilos tienen la capacidad de hacer que la ropa se convierta en prendas electrónicas. Los mejores hilos de este tipo son de plata, y su finura es tal que pueden utilizarse en máquinas de coser, siempre y cuando la resistencia sea de alrededor de 10 Ohm/cm. Las telas conductivas o conductoras, combinan los acabados de manejo de humedad y paso de aire (transpirabilidad), con un alto contenido metálico. Con la adición de revestimientos de níquel, cobre y plata, de espesor variable, estas fibras ofrecen una combinación versátil de las propiedades físicas y eléctricas para una variedad de aplicaciones.

Por ejemplo, la conductividad térmica del tejido es mayor de mil veces después de que las fibras son metalizadas. Las prendas fabricadas con polímeros convencionales tienen un aislamiento térmico mínimo. Otro tipo de fibra conductora es el carbono. El conductor eléctrico textil o ECT, (Electric Conductive Textile, por sus siglas en inglés), es un tejido de fibra de vidrio carbonado, donde cada filamento está cubierto con unos pocos nanómetros de carbono. La tela se puede fabricar tejida, trenzada o de punto, con cualquier tipo de fibra de vidrio y cualquier tipo de hilado. El carbón genera conductividad eléctrica y por lo tanto resistencia eléctrica. Esta resistencia eléctrica permite utilizar el sustrato textil como medio de calefacción eléctrica. El calor se distribuye de manera uniforme sobre toda la superficie del sustrato textil con una resistencia variable entre 10 y 3000 ohmios por metro² de superficie. Sin embargo, si las dimensiones son de 1 centímetro², o 1 metro², la resistencia es constante. La energía aplicada puede ser de hasta 600 voltios (AC o DC). La combinación de ambos parámetros le permite al ECT generar una salida de energía de entre 50 y 10.000 vatios/metro².

Aspecto microscópico de una fibra de vidrio carbonizada – Manta de fibra de vidrio carbonizada

Robert Rix de Rotherham, South Yorkshire, Inglaterra, ha creado una fibra de material carbonado de alta conductividad llamada Gorix. Este material altamente conductivo es capaz de regular su propia temperatura sin termostato. Esto lo hace mediante la detección de una cantidad de voltaje que toma a partir de una fuente de energía. El material garantiza mantener este nivel de voltaje, restringiendo la variación de la temperatura a 0,2ºC del límite. Con Gorix, toda la extensión de tela está regulada, previniendo así que se presenten los denominados "hot spots" o "puntos calientes". 

EXO², con sede en Edimburgo, Reino Unido, está comercializando actualmente lo que reclama ser el primer sistema calefacción a base de polímeros, "intrínsecamente seguro y totalmente adaptable", de la industria textil. Este sistema llamado Fabroc, es una combinación de hilos conductores, trenzados con elementos cargados de carbono de silicio que se pueden utilizar para aplicar calefacción a una amplia gama de productos, incluyendo textiles, calzado, trajes, espaldares, guantes, etc. Fabroc no emplea cables que se rompen o recalientan, no tiene paneles sólidos y utiliza fuentes de energía discreta y eficiente, que opera con voltajes muy bajos (típicamente desde 3.7  hasta 14.8 voltios).


Air Xtream, desarrollado por Keela: AirXtream es una tela revolucionaria que forma la capa externa de las famosas prendas para montañismo (hiking), los chalecos Stormrider y la chompa Gilet StormWalker con un material especialmente desarrollado de tres capas. El exterior se compone de un tejido de piqué con un duradero tratamiento resistente al agua, laminado sobre una membrana hidrófila impermeable. A su vez, se lamina al revestimiento interior, que tiene la propiedad de absorber humedad rápidamente, y tiene un alto porcentaje de estiramiento para mayor comodidad, siendo muy durable. Su resistencia a la intemperie significa que puede ser utilizada cuando haya mal clima y actúa como una perfecta capa intermedia en condiciones de frío, sin ser muy abultada y simultáneamente ayuda a mantener el aislamiento. 


El chaleco climatizado de BMW, se diseñó para conectarse a una toma o a la batería de la motocicleta. Diseñado sin cuello, el chaleco negro y gris se puede usar con prácticamente cualquier chaqueta o chompa de motociclista. Su rendimiento se lleva al máximo desempeño con tan solo 3.5 amperios a 12 voltios, lo que significa que necesita menos energía que las bombillas del faro de la misma moto. El tejido de fibra de carbono, responsable del funcionamiento de la calefacción, permite una distribución más uniforme y agradable del calor que la mayoría de las prendas con calefacción convencional.
El chaleco está forrado y tiene excepcionales propiedades de aislamiento térmico. Esto se logra por el depósito de vapor de aluminio en el material exterior del chaleco. El precio de venta al público es de US$139ºº

Observaciones finales: 
Los textiles inteligentes proporcionan palpables evidencias de la enorme riqueza de oportunidades aún por comprender y absorber en la industria textil, de la confección, la moda y los textiles técnicos. 

En particular, el futuro de la evolución de estas tecnologías dependerá de la colaboración activa entre las personas representantes de una gran variedad de orígenes y disciplinas, incluyendo diseñadores e ingenieros textiles, científicos así como en las áreas de publicidad, comercialización y mercadeo. Dentro de los próximos años, veremos como los dispositivos inteligentes (SMART) influenciarán nuestras vidas de manera significativa, ya que muchos de estos dispositivos estarán presentes en textiles y prendas de vestir. De hecho, los avances en textiles inteligentes están ocurriendo tan rápido que es probable que exista una evolución significativa entre el momento en que este documento ha sido escrito y el tiempo que le tome a Usted leerlo.