Capítulo 12A
__________
Pruebas físicas: Peso, Conteo de los hilos en las telas, Ancho de la tela, Vestuario / pruebas de acabado,Pruebas para solidez del color,
Escala de Grises para la evaluación del cambio del color, Solidez o firmeza del color en el proceso de lavado, Lavado Doméstico, Lavado acelerado, Solidez del color contra el frote o fricción, Solidez del color con la luz, Fijación de color para el lavado en seco, Solidez a la transpiración, Solidez del color de la tela en contacto con el agua y cloro de la piscina, Solidez del color al agua, Solidez al agua de mar, Solidez al blanqueado con hipoclorito de sodio, Prueba de solidez del color al calor, Estabilidad dimensional, Cambio dimensional, Recuperación de la elasticidad, Recuperación de las arrugas, Prueba de desviación de trama (espiral/torque/pierna), Prueba de Resistencia a la Tracción (Tensión), Abrasión-Martindale,  Método Martindale para valorización de Pilling, Pilling, Método para realizar pruebas de pilling  usando el ICI Pilling Box, Método para realizar pruebas de pilling  usando el Random Tumble Pilling Tester - Protocolo de Prueba FWI 11-1-12 Determinación del Termofijado en Forros y Telas de Poliéster

Aseguramiento de calidad textil

Pruebas y ensayos en el laboratorio textil: Para las empresas textiles y de confección, cada vez más se les hace una necesidad disponer de modernos laboratorios de análisis con equipos de última generación si quieren competir con éxito en una industria completamente globalizada como es negocio de la confección de prendas de vestir. Vale la pena recordar que hasta hace apenas unos pocos años atrás, una gran parte de los industriales latinoamericanos consideraban que destinar recursos a un laboratorio y tener gente calificada manejándolo era un gasto y no una inversión, razón por lo cual, actualmente, es tan difícil encontrar un jefe de laboratorio completamente idóneo por estos lados del mundo.

La teoría de las tres hipótesis dice que:
1- Si el defecto lo detecta el confeccionista en el rollo, el problema es de quien fabricó o vendió el rollo.
2- Si el defecto se detecta en la prenda es problema es mayoritariamente del confeccionista, porque las fábricas de telas difícilmente aceptan reclamos sobre piezas cortadas.
3- Si el defecto lo detecta el cliente, el problema es de la marca y este es el peor escenario posible.

Las pruebas técnicas realizadas a los textiles son otras de las tareas críticas en la producción de telas y en la manufactura o confección de prendas, ya que es la última etapa para poder certificar la calidad antes de que el producto sea concluido. Basados en los resultados de las pruebas realizadas, el inspector de calidad decide si la tela pasa a la siguiente etapa --teñido o acabado-- o la rechaza y solicita su reemplazo. En el caso de la confección de prendas, el laboratorio textil es donde se certifica que todo lo que el productor o proveedor aduce en la etiquete sea cierto y la tela sea verdaderamente apta para un producto final determinado.

Afortunadamente, la teoría de las tres hipótesis ha ido cambiando la mentalidad de los empresarios de las confecciones que abrumados por la competencia global que están dispuestos a dar la pelea porque es la única manera de sobrevivir ante la avalancha de confecciones provenientes de Asia, principalmente de China, Vietnam e India. Así, las empresas que manejan mayores presupuestos implementan laboratorios comandados por personas muy bien preparadas y bien remuneradas, capaces de analizar una tela minuciosamente, y determinar si la calidad de la tela es compatible con la prenda que se piensa elaborar, utilizando equipos idóneos en laboratorios diseñados específicamente con ese fin.

Pruebas físicas: Como su nombre lo indica, las pruebas físicas se relacionan con el análisis físico de las telas, poniendo especial interés en las propiedades y el desempeño de estas. Se tiene en cuenta el color, el peso, la resistencia a la abrasión y a la formación de motas o pilling, etc. Estas propiedades son muy importantes para la industria textil y de confección porque están directamente asociadas con la calidad, la apariencia y el confort de los productos textiles.

Peso: (masa por unidad de área)
Normas relacionadas con el tema: ASTM D3776; BS 2471; ISO 3801; DIN 53854; JIS L 1018/1096; CAN 2-4.2-M77 Método 5.A - Sin importar la clase de tejido que sea, la medición del peso es sumamente importante para el parámetro de calidad de las telas. El peso está relacionado con el costo de producción y el precio de venta, además de ser un indicativo acerca del uso final. Por ejemplo, una prenda interior tendrá un peso inferior que un pantalón de dril. Muchas veces desde el punto de vista del consumidor, las telas más pesadas indican un producto de mejor calidad, aunque eso no es cierto todo el tiempo.

Antes de que se calcule el peso de la tela es importante saber el monto exacto de la humedad relativa contenida en la tela. La prueba ASTM D-1909 explica la cantidad aceptada por contenido de humedad para cada fibra. Algunos ejemplos son: Porcentaje ideal de humedad relativa: Acetato 6.5%, Acrílico 1.5%, Algodón 8.0%, Nylón 4.5%, Poliéster 0.4%, Lana 13.6%.


Balanza electrónica 

Humedad relativa: Es la cantidad de agua presente en una fibra cuando la fibra es dejada en un una habitación con temperatura a 21°C con el 65% de humedad relativa suficiente para alcanzar el equilibrio a partir del estado seco. Por lo general basta con 24 horas.

Unidad de masa por área: El peso de una tela textil se expresa en términos de un cierto peso por área específica:
a) Gramos por metro cuadrado (g/m²)
b) Onzas por yarda al cuadrado (oz/yd²)

Normas de pruebas relacionados con esta área: ASTM D3776, BS 2471, ISO 3801, DIN 53854, JIS L 1018 / 1096, AS 1587, CAN 2-4.2-M77 Método 5.A, IWS 13 Esta prueba cubre la medición de la masa de las telas por área de unidad (peso) y es aplicable a casi todo tipo de telas: cualquier clase de tejido y de telas no tejidas o recubiertas, o de plástico o fusionables con resina. Muchos contratos especifican un mínimo de masa por área de unidad dado que esto está relacionado directamente con el desempeño.

Peso (Masa por unidad de área): ‘Breve descripción de la prueba’ – Este método se aplica a cualquier clase de tejido. Una muestra de material se acondiciona en una zona determinada y se pesa para calcular la masa por unidad de área. La teoría indica que se requiere una muestra de por lo menos 1 mt² para la prueba. Si la muestra proviene de un rollo, esta debe sacarse de por lo menos 2 metros antes del final del rollo. Si la muestra se toma de un lote con varios rollos, se debe cortar de cualquier rollo elegido al azar y anotar los datos del rollo en la hoja de pruebas. Una tolerancia comercial es de +/- 3% de masa por unidad, nominal o especificada, y esta cifra se considera aceptable. Si hubiera especificaciones o reglas establecidas más claras al respecto que indiquen los requerimientos mínimos o máximos por área de unidad, la tolerancia no es aceptada.


Conteo de los hilos en las telas (PICK-OUT): Una de las informaciones más útiles en la producción de textiles es el número de hilos y pasadas en urdimbre y trama. En este lado del mundo, estos valores se expresan de diferentes maneras: Hilos y pasadas por cm² o hilos y pasadas por pulg². Así un tejido puede describirse como 39x26 lo que significa en que en la dirección de los hilos (urdimbre) la muestra tiene 39 hilos por cm y en la dirección de la trama, tiene 26 pasadas por cm, y/o 99x66 lo que significa en que en la dirección de los hilos (urdimbre) la muestra tiene 99 hilos por pulgada y en la dirección de la trama, tiene 26 pasadas por pulgada.

Conteo de tela en tejido plano:
Métodos de pruebas relacionadas con este tema: ASTM D3775, bs 2863; ISO 7211/2, JIS L 1096; AS 2001.2.5; CAN 2-4.2-M77 Método 6 – Lo primero que debemos saber es que en una tela de tejido plano, los hilos que corren en dirección de la urdimbre (verticales) se denominan ‘hilos’ y los que corren en dirección de la trama (horizontales) se denominan pasadas. Este método cubre la cuenta de los hilos y las pasadas en una medida específica que puede ser de un centímetro o de una pulgada. Por considerarlo más apropiado, la mayoría de los analistas lo hacen sobre la medida de una pulgada. La suma de los hilos y las pasadas se denomina ‘suma de conjunto’ pero se expresa como OAS que son las siglas en inglés de ‘Over All Set’. El número de hilos  y pasadas por centímetro o pulgada son determinados empleando dispositivos de aumento y finos aparatos cuentahílos que permiten, además de deshilachar la muestra, separar los hilos mientras se hace el conteo. Se recomienda hacer este conteo al menos dos veces en cada dirección. Esta prueba es, por lo general, muy fácil de llevar a cabo en una tela. De cualquier modo, si el técnico tuviese que analizar una estructura más compleja como la de doble tejido, se requerirá de otro tipo de equipos y de habilidades.

Como todas las empresas no pueden darse el lujo de un laboratorio sofisticado, comandado por expertos textiles, tienen que recurrir a algunos implementos básicos para determinar lo mínimo requerido.

Estos implementos son: Un vidrio de aumento con base de un centímetro² , aunque mi experiencia me indica que es mejor de una pulgada² y un par de agujas largas que hagan las veces de cuenta-hilos. Recomiendo que la aguja se introduzca en una porta minas de lápiz, como se puede observar en la fotografía adjunta. También es importante tener unas muy buenas tijeras y además una báscula electrónica con capacidad de pesar hasta una centésima de gramo.

Con estos instrumentos se puede verificar que el tejido sea igual al de la tela pedida y también se pueden contar el número de hilos por centímetro² o pulgada² en urdimbre y el número de pasadas en trama. En las telas de punto se cuentan el número de líneas o canales en urdimbre y el número de cursores en trama. Si esto coincide con la información de la ficha técnica del proveedor, entonces se está por buen camino. Si se quieren verificar más datos y no se tienen las instalaciones necesarias, se puede hacer uso del laboratorios textiles similares a este de FWI/INCOCO S.A., en Pereira, como es el del SENA en Medellín, Intertek en México o Medellín, e inclusive el de Certintex en Lima.
Laboratorio de análisis textil – FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

Conteo de tela en tejido de punto:

Métodos de pruebas relacionadas con este tema: ASTM D3887, BS 5441, JIS L 1018, AS 2001.2.6, CAN 2-4.2-M77 Método 7 - Las telas de punto son más difíciles de evaluar dado que el hilo forma loops, mallas o bucles en la tela creando canales y cursores. Los canales son las columnas de los bucles que se formaron por la acción de las agujas de la máquina y son equivalentes a los hilos de urdimbre en el tejido plano y los cursores, que son el equivalente a los hilos de trama en el tejido plano se observan más fácilmente por el revés de la tela. En este análisis es importante entender que el número de agujas empleadas en la máquina tejedora y la tensión que se haya aplicado durante el proceso de acabado influenciarán directamente el aspecto y el peso final de la tela.


Ancho de la tela
Métodos de pruebas relacionadas con este tema: ASTM D 3774, AS 2001.2.12, BS 1930, ISO 3932, ISO 5025, JIS L 1018/1096, AS 1587, CAN 2-4.2-M77 Método 4 – Esta prueba mide el ancho de las telas. EL método se aplica a todo tipo de telas. En una mesa plana se coloca la pieza o muestra, libre de cualquier tensión, permitiendo su libre acomodo y poder medir el ancho. El método se aplica a rollos completos o piezas cortas. Dependiendo del método de prueba, si hay orillos, también se incluyen en la medición.

Vestuario / pruebas de acabado
Telas para trajes y otros productos textiles: La calidad de la tela destinada a la confección y manufactura de prendas de vestir es muy significativa, tanto para el proveedor como para el cliente. Una serie de procedimientos y exámenes son establecidos para el nivel de calidad que permitirán alcanzar los requerimientos de los clientes. Los consumidores tienen diferentes puntos de vista acerca de la calidad, sin embargo, las características de calidad de las prendas y de otros materiales textiles se pueden dividir en dos categorías: características físicas y características de desempeño.

Características físicas:
     Diseño de la prenda
·         Construcción
·         Materiales
·         Acabado

Características de desempeño:
·         Solidez del color
·         Estabilidad dimensional
·         Pruebas físicas
·         Pruebas de resistencia
·         Flamabilidad
·         Pruebas de químicos peligrosos y de difusión

Solidez: Solidez significa el grado de permanencia del color original en el sustrato una vez expuesto a constantes y diversos factores ambientales, que puedan incidir en la pérdida del color. Existen varias clases de detonantes de la solidez: Luz neón, rayos UV, lavado en agua, lavado con detergente, planchado, etc. Dependiendo del uso final y los propósitos de un sustrato se requieren diferentes clases de solidez, por ejemplo: Ropa de calle: Solidez de la luz y el lavado casero. – Ropa interior: Solidez a lavados suaves. – Trajes de baño: Solidez al agua clorada, al agua de mar y a los rayos UV.

Pruebas para solidez del color: Vivimos en un mundo muy colorido y es precisamente el color un factor que influencia al consumidor a comprar un artículo de índole textil. Para los usuarios finales es importante no sólo que el color se mantenga inmodificable en la prenda, aunque existen prendas como los blue-jeans, donde se busca lo contrario y se espera una pérdida de la intensidad del color de una manera gradual.

El color puede ser terriblemente afectado por un sinnúmero de factores tales como la exposición a varios tipos de luz o de agua, a los procesos de limpieza con detergentes, solventes y suavizantes, al planchado y también por el desgaste normal del sustrato en cuestión. La solidez se caracteriza por la resistencia y durabilidad del color en contra de este tipo de factores y de otros menos moderados tales como el lavado en máquina, el secado en máquina de tómbola, la fricción, etc. La ventaja, es que esta disminución de la solidez puede ser medida y cuantificada, luego que estudios prolongados determinaran a manera de tesis cómo el color se ve afectado por estos diferentes parámetros y, por lo tanto, se estableció un valor numérico para indicar el grado de descomposición del color.

Escala de Grises para la evaluación del cambio del color: ISO 105-A02. La escala de grises sirve para evaluar los cambios que sufre el color en los materiales teñidos (hilo, tela) y pruebas para la firmeza del color. La escala se compone de 9 pares de fichas color gris y cada una tiene una diferencia y un contraste visual La solidez se califica de la siguiente manera, del 5 al 1:
Grado 5 = no hay cambios apreciados a simple vista (es la mejor calificación)
Grado 1= cambios drásticos apreciados a simple vista (es la peor calificación) La escala numérica tiene 9 posibilidades: 5; 4-5; 4; 3-4; 3; 2-3; 2, 1-2; 1


Además, es posible medir en la Escala de Grises los cambios de color, de manera instrumental, con el empleo de un espectrofotómetro de acuerdo a los procedimientos de la prueba EN ISO 105-A05.

Espectrofotometro Hunter-Lab Laboratorio de análisis textil – 
FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Junio 2011) 

Solidez o firmeza del color en el proceso de lavado: AATCC 150, AATCC 61, BS 1006 C01-03 & CO6, DIN 54010, 54011, 54013 & 540|4, DIN 54017, ISO 105 C01-C04, C06, JIS L 0844, CAN 2-4.2-M77, AS 2001, 4, 15, IWS TM 7, TM 193 & TM 250 AAATCC 135, AATCC 150, BS 4923, ISO 6330, JIS L 1018, JIS L 0217. El propósito de esta prueba es tener una estimación del grado de pérdida de un color o manchas adquiridas después de varias lavadas o en una carga de lavado. La pérdida de color en algún artículo seleccionado precisamente por su tonalidad, por lo general causa su devolución por parte del cliente. La pérdida significativa de un color en una prenda lavada en casa mancha otras prendas que estén en la misma carga de lavado y esto también es causante de muchas quejas por parte de los consumidores. Hay varios métodos que se emplean para obtener el grado de solidez. A continuación algunos ejemplos:

Lavado Doméstico: Breve descripción de la prueba. Se corta un pedazo de tela de color de 15 cm x 5 cm. Se hace lo mismo con un pedazo de tela multi-fibra y una tela blanca de algodón. Se cosen las tres en una de las puntas, dejando la tela de color en la mitad a manera de sándwich – Estas tres muestras cosidas son introducidas en un recipiente de acero junto con 50 gramos de balines, luego se le adicionan 150 ml de detergente en solución acuosa, se tapa el recipiente y se introduce en una lavadora doméstica a 50ºC y 40 rpm, durante 45 minutos, al finalizar el lavado se extrae la muestra del recipiente, se enjuaga con agua, hasta que no queden residuos de jabón y se lleva a la secadora por 20 minutos. Luego de un acondicionamiento no inferior a una hora, se procede a evaluar el cambio de color en la multi-fibra, utilizando una escala de grises, adentro de una ‘color-box’ aunque es preferible hacerlo en un espectrofotómetro. 

Existe otro procedimiento mucho más sencillo que se puede realizar en casa: Se corta un pedazo pequeño de la prenda y se lava y se agita en un pequeño recipiente, junto a otra muestra blanca. Después de lavar y secar, la muestra blanca se observa para ver si tiene manchas. Esto da una idea de qué tan sólido es el color de la muestra. En la industria es común que la estabilidad dimensional de la tela sea probada al mismo tiempo.

Lavado acelerado: Breve descripción del método. AATCC MÉTODO No. 61; BS 1006; DIN 54014 ISO 105, JIS L-0844. Se hace uso de un equipo llamado “Launder -O-Meter” con el cual se prueba la solidez del color. El líquido que se empleará se vierte en unos vasos de metal conteniendo detergente y un número determinado de balines (entre 10 y 100). La cantidad y naturaleza del detergente así como la cantidad de balines (bolitas de acero) dependerán de la naturaleza de la prueba. Después de introducir la tela, la cual está unida a una muestra de multi-fibras, los vasos son agitados durante un periodo que oscila entre 30 y 45 minutos. Un ciclo de esta prueba equivale a cinco lavadas caseras en una lavadora convencional. Al final del examen, se observa la solución para ver si ha cogido el color de la muestra.

Criterios de evaluación: La muestra se seca de modo horizontal y plano, luego se valora el cambio de color en la muestra y las manchas en la muestra de multi-fibra. Como lo indica su nombre, la muestra multi-fibra es una tela compuesta de varias secciones de diferentes fibras como acetato, algodón, Nylon, poliéster, acrílico y lana.

Solidez del color contra el frote o fricción: La solidez o firmeza  de un sustrato contra el frote se define como la resistencia de todo tipo de textiles, teñidos y estampados, al desgaste y a las manchas ocasionadas por otros textiles como resultado del contacto entre éstos durante el uso. No se incluyen las manchas causadas por la abrasión de partículas gruesas de las fibras. La resistencia a desteñirse es sumamente importante en la industria textil a nivel mundial.

Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 8, AATCC 116, BS 1006 x 12, DIN 54021, ISO 105 X 12, JIS L 0849, CAN 2.4.2-M77 Método 22, AS2001, 4.3, IWS TM 165, M&S C8

Solidez ante el frote o la fricción: Breve descripción del método de prueba. Una tela de color se monta sobre la base del frotímetro y se mantiene en esa posición sujetada con dispositivo metálico que deja una abertura recta de 10 cms de largo por 2 cms de ancho. Enseguida, el testigo de algodón blanco se monta sobre una le lengüeta y se sostiene con una arandela que por lo general tiene un diámetro de 16 mm y se apoya en la muestra con una fuerza de 9N. Esta lengüeta se mueve 10 veces, de atrás hacia adelante por todo lo largo de la muestra, en una línea recta sobre la tela seca o húmeda durante 10 segundos. Se evalúa la tela ya frotada de acuerdo a la escala de grises para determinar si se manchó. Esta prueba puede aplicarse bajo condiciones secas o húmedas. Existe una lengüeta alternativa para probar revestimientos textiles y otras telas industriales.


Frote seco: En esta prueba, un cuadro de tela de algodón blanco se fija al aparato y se frota la tela. Cuando se notan partículas de colorante que permanecen sobre la superficie de la tela, podemos decir que evidentemente hay un problema. Existe una creencia popular que indica que los textiles y prendas elaborados con fibras sintéticas no destiñen, entre estas las que más usamos, como: poliéster, poliamida, acrílicos y que solo destiñen las fibras naturales -algodón, seda- y las químicas de polímero natural o ‘fibras artificiales’ como el rayón y la viscosa. Aunque esto teóricamente debería ser acertado, la realidad nos indica otra cosa. Cuando las telas sintéticas son teñidas se busca por medio de temperatura abrir la molécula de la fibra para que esas partículas de colorante penetren la fibra y luego al enfriar lentamente, las fibras se cierran y se endurecen dejando el colorante atrapado adentro, sin embargo si no se hace un muy buen enjuague luego del proceso de teñido, algunas partículas de colorante pueden quedar atrapadas entre las intercesiones del tejido y con el tiempo tienden a desprenderse causando manchas en las fibras adyacentes.

Frote en húmedo: En esta prueba la muestra de algodón blanco es remojada en una solución de agua destilada y posteriormente pesado y el procedimiento de hace de manera idéntica al anterior. Pueden ocurrir resultados indicando que los colorantes no se fijaron bien en las fibras y que se transferirán en cualquier momento durante la acción del frote. Muchas veces lo que transfiere a la muestra blanca no es colorante, sino pequeñas fibras que se sueltan por acción del roce. Hay que tener mucho cuidado para diferenciar si la mancha ocurre por transferencia de partículas de colorante o si es por causa de fibras sueltas. Esto es especialmente importante cuando se trabaja con colores como el negro, el azul y el vino tinto.

Solidez a los solventes: La prueba reproduce las condiciones del lavado en seco. Esta prueba es aplicable para probar la solidez del pigmento en telas estampadas por cualquier método o en ropa. En esta prueba se usa percloro-etileno. Una coloración distinta generada por el uso del percloro-etileno indica que bien el pigmento de estampación es de baja calidad o que no fue curado de manera suficiente durante el proceso de terminado.

Solidez del color con la luz.
Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 16, ASTM D-2053, CAN 2-4, 2-M77 Método 18.3, BS 1006 B02, DIN 54004, ISO 105 B02, JIS L 0843, IWS TM 5. Todo teñido, tarde o temprano, sufrirá decoloración al exponerse a la luz solar. La resistencia a la luz es el grado al cual un sustrato teñido resiste la decoloración ante la exposición a la luz. Existen diversos grados de resistencia a la decoloración por acción de la luz.
Todos los tintes tienen cierta susceptibilidad de sufrir daño por el efecto de la luz, simplemente porque sus colores fuertes son indicativos de que absorben las longitudes de las ondas y que no los reflejan de regreso. La luz es energía, energía que es absorbida por los sustratos teñidos o pigmentados y que bien puede servir para degradarlos así como a las moléculas adyacentes.

Solidez del color a la luz: Breve descripción del método de prueba. La evaluación de la resistencia de los materiales a la exposición a la luz se lleva a cabo en el laboratorio mediante equipos de envejecimiento acelerado utilizando lámparas de radiación UV fluorescentes o lámparas de arco xenon. El tipo de lámpara, las condiciones del ensayo y el tiempo de exposición dependen del tipo de material a evaluar y los requisitos de adecuación a uso. Las lámparas de radiación UV  fluorescentes se utilizan con el fin de evaluar la degradación superficial y de resistencia, mientras que las lámparas de arco xenon se utilizan de forma general para evaluar el cambio de color del acabado de los materiales. Una exposición típica dura 100 horas lo cual representa aproximadamente 4 años de exposición a la luz del día. La solidez de la luz se mide en una escala del 1 al 8.


El equipo de ensayo consiste en una cámara de ensayos provisto de una lámpara de arco xenon y una serie de filtros de infrarrojo y ultravioleta con el fin de adecuar su espectro de radiación  para el envejecimiento artificial o al de irradiación  de la luz solar a través de una ventana. Este equipo permite además el control de la humedad, la temperatura ambiente y la temperatura superficial de las muestras sujetas a ensayo.  Todos estos parámetros están definidos en las normas de evaluación y ensayo y dependen tanto de los materiales como de la adecuación a uso. La calificación se da empleando los estándares de un sustrato de algodón de color azul, en la cual el 1 significa una resistencia muy baja a la luz (cambios de color al máximo) y el número 8 señala una resistencia muy alta a la luz (cambios mínimos en la tonalidad). La duración del ensayo en muy pocos casos se establece mediante un número de horas de exposición porque la “vida útil” de estas lámparas es baja para poder asegurar el espectro de radiación. La duración del ensayo se realiza mediante la medida continua de la energía de radiación acumulada o mediante la degradación de patrones internos denominados “escalas de azules”

Estos patrones internos están construidos con tejidos de solidez de color conocida y sirven para la evaluación del color de los materiales por comparación de contrastes de color. Una vez terminado el tiempo de exposición se extraen las muestras y se compara el contraste de color de las muestras con respecto a una escala de azules de valoración. La ventaja  de estos patrones internos es la de haber estado sometidos a las mismas condiciones de ensayo que la de los materiales a ensayar. Existen otros patrones de valoración de la degradación denominados escalas de grises cuyo contraste esta definido por cambios de color. A modo informativo se puede utilizar esta descripción para los distintos tipos de grado de solidez. 
                                              Escala de azules               Escala de Grises


Las ventajas de las lámparas de arco xenon es la de poder evaluar cambios de color y brillo de los materiales. Otra lámparas como las de radiación UV  fluorescentes se utilizan con el fin de evaluar la degradación superficial (formación de grietas, escamas y ampollas) y de resistencia (cambios en las propiedades de flexión y/o tracción de los materiales). Mientras que las lámparas de arco xenon se utilizan de forma general para evaluar el cambio de color del acabado de los materiales.

Estas son todas las opciones de pruebas en el método AATCC 16 (desteñido por efecto de la luz)
1. Lámpara de carbono Arc 2. Luz solar (descontinuado) 3. Luz de día 4. Lámpara de carbono Arc con alternancia de luz y oscuridad 5. Lámpara Xenón Arc para refrigeración por agua, luz continúa 6. Lámpara Xenón Arc para de refrigeración, alternando luz y oscuridad 7. Fijación de color arriba de L7 (descontinuado) 8. Lámpara Xenón Arc de refrigeración por aire, luz continúa 9. Lámpara Xenón Arc de refrigeración por aire, alternando luz y oscuridad. http://blog.simbolocalidad.com/

Fijación de color para el lavado en seco.
Dado que el lavado en seco (regularmente realizado en tintorerías o lavanderías) emplea diferentes solventes para la limpieza de los textiles es muy importante conocer cómo se comportará el color de los sustratos teñidos o impresos ante estos materiales.

Maquina de lavado en seco. Laboratorio de análisis textil – 
FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Enero 2013) 

Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 132, AS 2687, ASTM D 2052-05, D2058-03, BS 1006 D01, DIN 54024, ISO 105 D01, JIS L 0860, AS 2001.4.16, CAN 2.4.2-M77 método 29.1, IWS TM 173

Solidez del color al lavado en seco: Breve descripción del método. En esta prueba, las muestras de los textiles en contacto con otra ropa no teñida son agitadas en contenedores de acero inoxidable con alguno de los solventes utilizados en el lavado en seco, por ejemplo, el percloroetileno. La muestra se lava, se exprime o se centrifuga y se seca al aire. Después del secado, el cambio de color observado en la muestra y el grado de manchas en las prendas no teñidas son valorados empleando la escala de grises. Es importante que las muestras estén en un ambiente de 65 + / 2% RH y un 20% +/- 2C, una hora antes de la evaluación.

Solidez a la transpiración.
Este método es destinado a determinar la resistencia del color de los textiles ante el efecto de la transpiración. La decoloración que causa la sudoración se focaliza en ciertos puntos del cuerpo humano: bajo el brazo (axilas), a lo largo de la espalda, alrededor del cuello y el área de la cintura. El color debe resistir a este fenómeno. La transpiración tiene un rango amplio de pH que va del 3.5 al 8.0 Se realizan dos clases de estudios: transpiración ácida y alcalina

Es importante conocer que la sudoración de los humanos puede ser o ácida o alcalina. Por esta razón es que la prueba se lleva a cabo empleando dos clases de líquidos, una solución ácida y la otra alcalina. Por lo general la sudoración fresca es acida. La acción de las bacterias a lo largo del tiempo la transforma en alcalina y, es una condición particular de cada individuo tener alguna de estas condiciones en exceso.

Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 15, AS 2687, BS 1006 E04, DIN 54020, ISO 105 E04, JIS 0848, AS2001.4.17, CAN 2-4.2 M77 método 19.1, IWS TM 174 y TM 175

Solidez del color ante el efecto de la transpiración: Breve descripción del examen. Las muestras del tejido textil en contacto con una tela multi-fibras (algodón, Nylon, poliéster, acrílico y lana) son tratadas en una solución que simula la transpiración, con líquido histidina, drenado y colocado en dos charolas sujetas a cierta presión en el dispositivo adecuado. Las muestras y la tela multi-fibras se secan por separado. El cambio de color en cada muestra así como las manchas en la tela adyacente son valorados en la escala de grises. Las dos soluciones empleadas son tratadas con dos productos, uno con un pH de 4.3 ± 0.2 para la sudoración ácida y y el otro un pH de 8.0 + 0.2 para la transpiración alcalina. La duración media de la prueba es de 4 horas con una presión de 10.0 libras (4.54 kg) y una temperatura de 37 °C, o de acuerdo a las especificaciones requeridas por una prueba en particular. El aparato para estos exámenes se llama Perspirometro. 
      

Receta clásica de la mezcla para transpiración: 10 +/- 0.01 grms Sodio clorhídrico (NaC) 1 +/- 0.01 grm Acido láctico, USP 85% 1 +/- 0.01 grm Hidrógeno disódico, fosfato, anhidro 0.25 +/- 0.001 gr Monoclorhidrato histidina

Solidez del color de la tela en contacto con el agua y cloro de la piscina
Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 162, BS 1006, EO3, BS 1006 UK-TK, DIN 54019, ISO 105 E03, JIS L 0884, AS 2001.4.5, CAN 2-4.2-M77, Método 52

Este método se relaciona con todo tipo de formas y materiales textiles que estarán expuestos al cloro contenido en el agua de piscina o alberca. Esta prueba evalúa la resistencia de las telas de colores en contacto con el agua y el cloro y simula las condiciones que se pudieran encontrar en una piscina (50-100 mg/l).

Resistencia del color al agua tratada con cloro: Breve e descripción del método.
Una muestra de tela en contacto con una prenda sin teñir se revuelve en agua con cloro de acuerdo a condiciones específicas. Se enjuaga y, ya seca, se procede a estudiar los cambios de tonalidades de acuerdo a la escala de grises.

Solidez del color al agua.
Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 107, AATCC 163, BS 1006 E01, DIN 54005 & ISO 105 e01, JIS l 0846, can 2-4.2-m77, Método 20, AS 2001.4.8, IWS TM 6

Esta prueba se lleva a cabo con un perspirometro y sirve para determinar si ocurre alguna transferencia de color cuando la tela es expuesta a la humedad; la totalidad de la tela se sumerge en agua desionizada (destilada) junto con una tira de tela multifibras.

Solidez del color al agua: breve descripción del método
Una muestra de la tela junto con otras telas multi-fibras son sumergidas en agua bajo condiciones específicas de temperatura y de tiempo, posteriormente se coloca entre láminas de vidrio o plástico, con una presión específica. Los cambios de color en la muestra y las manchas en la multifibra son observados. El agua destilada o desionizada se emplea en este método y no el agua que sale directo de la llave ya que ésta es variable en su composición.

Solidez al agua de mar.
Métodos de prueba relacionados con esta área: AATCC 106, BS 1006, E02, DIN 54007, ISO 105-EO2, JIS L 0847, AS 2001.4.14, CAN 2-4.2-M77, Método 21
Solidez al agua de mar: Breve descripción del método de prueba. Una muestra en contacto con otras telas multi-fibras es sumergida un tiempo específico en una solución acuosa conteniendo sal (solución parecida al agua de mar). La muestra puede ser o no, enjuagada; dependiendo del uso final a la cual esté destinada. Después del proceso de secado, se analiza la muestra y la tela multifibra para ver el grado de manchas, de acuerdo a la escala de grises.

Resistencia a los blanqueadores sin cloro en el lavado en casa: Breve descripción del método de prueba a la resistencia del color en el lavado con blanqueadores sin cloro. (Método AATCC 172).
Esta prueba evalúa la resistencia del color en las prendas al lavado casero, el cual ocurre con regular frecuencia. En esta prueba, se valoran los cambios de color en la prenda por el uso de blanqueadores sin cloro en el lavado casero. También es importante utilizar la misma fuente de agua para el lavado para tener consistencia con los los efectos que puedan deberse a los componentes del agua como durezas, pH y cloro.

Solidez al blanqueado con hipoclorito de sodio: Breve resumen del método de prueba. (AATCC método 188). Este método determina la resistencia al blanqueado con hipoclorito de sodio, conocido como blanqueador con cloro, en el lavado casero el cual ocurre con regular frecuencia. Si el blanqueador con cloro contiene, además del hipoclorito de sodio otras sustancias, se evaluará el cambio de tonalidad ocasionado por esas sustancias. Esta prueba está diseñada para el lavado en lavadoras de uso doméstico. Se hace una prueba acelerada de resistencia del color simulando varias lavadas domésticas (incluyendo el hipoclorito de sodio) y esto está descrito  en la Norma 61: resistencia al lavado, comercial y doméstico: acelerado.
Las prendas de color son lavadas bajo condiciones específicas de temperatura, detergente, solución blanqueador con cloro y acciones abrasivas equivalentes a 5 ciclos de lavado casero. Al final se observan las muestras para ver si presentan cambio de tonalidad.

Prueba rápida: Procedinientos alternativos para probar la resistencia del color al cloro y al blanqueador sin cloro: El protocolo apropiado para probar la resistencia del color al blanqueador con cloro es AATCC 61-5A y 188. Este procedimiento da resultados aproximados considerando 5 ciclos de lavado con detergente y blanqueador con cloro. Aunque este proceso es muy confiable, es laborioso, consume tiempo y costoso. Una alternativa del AATCC 61-5A es una prueba de un minuto que simula 5 lavadas domésticas. Este examen tiene un 95% de confiabilidad y bajo ninguna circunstancia da información errónea. Las telas que son inaceptables para ser lavadas con cloro deben ser probadas para su resistencia al lavado con materiales sin cloro. La etiqueta de la prenda debe tener información muy específica sobre este aspecto, alertando al consumidor si se permite el lavado con materiales conteniendo cloro o libres de esta sustancia. La única manera de determinar si el cloro es seguro en una tela es haciendo pruebas de resistencia del color.

Método de prueba: Líquido: Combinar una parte de blanqueador líquido Clorox Ultra con 5 partes de agua.
Procedimiento: 1) Aplicar una gota de la solución anterior y esperar a que se absorba en la tela. Si se está haciendo esta prueba en una prenda de vestir deberá hacerse en una parte oculta, como el dobladillo o interior del puño. Asegúrese de probar todos los colores y elementos decorativos de la prenda o tela. De ser necesario poner más mezcla para asegurar su penetración en la tela.
2) Dejar reposar la tela durante 1 minutos, enjuagar y secar.
3) Hacer evaluación visual del cambio de colores.
Evaluación: Si no hay cambio de color o si el cambio de la tonalidad fuera aceptable, la etiqueta para cuidado de la prenda deberá decir “cloro” si fuera necesario.

Prueba de solidez del color al calor: Planchado.
Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 133, BS 1006 X11, ISO 105 X 11, DIN 54022, JIS L 0850, AS 2001.4.6
La solidez del color de artículo textil de color no sólo se ve afectada por el lavado, el agua o la abrasión (frotamiento), sino también por el calor en muchas formas. Por ejemplo: Presión, calor seco o calor con humedad, etc. Algunos colorantes son sensibles al calor y por lo tanto pueden desvanecerse o sangrar debido al efecto del calor. Este análisis es para probar la solidez de un sustrato de color al calor (Planchado). La prueba se realiza de 3 diferentes maneras: 1) Aplicación de calor sobre la tela seca 2) aplicación de calor húmedo sobre la tela seca 3) aplicación de calor en tela húmeda. Estos ejercicios dependerán del destino final que se tenga para la tela y puede haber influencia de los productos químicos utilizados durante el proceso de tintorería, impresión, o acabados con productos químicos, así como otros factores físicos relevantes al tejido.

Solidez del color a la presión de calor: Breve descripción de la prueba. (Norma AATCC 133). Para medir la solidez de una tela de color al planchado en seco, se plancha una muestra de la misma con una plancha caliente, a una presión, temperatura y tiempo específicos. Para poner calor húmedo se coloca un paño de algodón blanco sobre la prenda y se ejerce cierta presión con la plancha encima de la tela, de acuerdo a las especificaciones de tiempo, peso y temperatura. Para cuantificar la solidez del color al planchado húmedo una muestra previamente humedecida se cubre con un paño de algodón seco y se presiona con la plancha, de acuerdo a las indicaciones. Al final de la prueba se determina si hubo cambio o transferencia de color. El cambio en el color y el manchado a la muestra blanca se evalúa con la ayuda de la escalas de grises.

 Laboratorio de análisis textil – FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Enero 2016)

Estabilidad dimensional.
Las medidas de la prenda son importantes para el consumidor final. Todos, en alguna ocasión hemos experimentado el encogimiento de una prenda adquirida, después de la primera lavada, por alguna razón se nos hizo más estrecha o más corta. No está de más indicar que, en idioma de textileros, cuando una tela reduce sus medidas en dirección de los hilos de urdimbre, se denomina encogimiento y cuando esa reducción de medidas sucede en dirección de los hilos de la trama se denomina contracción. El uso de estas dos palabras que para el efecto significan lo mismo, se utilizan con el objetivo de identificar la dirección de reducción de medidas. Cuando ocurre en los dos sentidos, simplemente, se denomina encogimiento general. Por lo tanto todo lo que tenga que ver con la estabilidad dimensional de las telas y de las prendas, es de significativa importancia para la industria.


Para propósitos prácticos, es aceptable que una prenda modifique sus dimensiones hasta cierto límite. Las pruebas de estabilidad dimensional están diseñadas para determinar qué tan bien una tela mantendrá su forma original después de ser lavada. El lavado, sea profesional en seco, o casero en lavadora convencional, por lo general presentará algún tipo de encogimiento y/o en una contracción, aunque algunas telas pueden expandirse. Para esta prueba el tiempo de lavado, la temperatura, el proceso de secado y restauración técnica (como el planchado) se especifican y están disponibles las opciones. Por lo tanto las pruebas de estabilidad dimensional determinan el efecto que resultad de las diferentes opciones de lavado en los productos textiles.


Encogimiento: Es de conocimiento general que las telas de tejido plano y de punto tienen cierta tendencia a encogerse, y en muchos casos esa tendencia es bastante considerable. Esto es evidente cuando se relaja la tensión en la estructura de la tela. Este problema es particularmente importante en las telas de tejido de punto de algodón. Sin determinar el estado final de reducción de la tela, sus propiedades no pueden ser caracterizadas. Los rangos límites de la estabilidad dimensional fluctúan entre el 2% y el 8% para un posible encogimiento, dependiendo del tipo de prenda a producir. Los límites de aceptación varían de acuerdo al tipo de textil y al uso final al cual está destinado. Por lo general, una tela de tejido plano encogerá menos que una de punto dado que su estructura es más rígida, lo que la hace más estable.

Razones para el encogimiento y la contracción: Por naturaleza las telas son estructuras movibles y e inclusive elásticas; todos los procesos de manufactura estiran y tensionan longidutinalmente las telas. Bajo esta tensión la estructura de la tela se desforma y guarda parte de esa tensión en la forma de energía potencial. Durante el proceso de lavado, esta tensión (energía potencial) se relaja y por consiguiente la estructura de la tela regresa a su estado original; esto provoca el encogimiento en la estructura de la tela, razón por la cual en las fábricas textiles los encogimientos son controlados durante el proceso de acabado.

Cambio dimensional:
Métodos de prueba relacionados con este tema: AATCC 135, AATCC 150, BS 4923, ISO 6330, JIS L 1018, JIS L 0217, ISO 10528, IWS TM31

Lavado casero: Breve descripción del método. Esta prueba determina el cambio en las dimensiones de una prenda durante el proceso de lavado y secado en lavadoras domésticas. Se necesitan determinar varias opciones antes de llevar a cabo esta prueba. Es necesario determinar el proceso de lavado, de secado y de planchado tomando en cuenta las siguientes sugerencias.Cuatro temperaturas de lavado, tres ciclos de lavado, dos temperaturas para enjuague y cuatro procedimientos para secado son las opciones más comunes para las lavadoras de uso doméstico. Las muestras se condicionan por al menos 4 horas y se marcan utilizando una plantilla que muestra unos puntos localizados a distancias especificas tanto a lo largo como a lo ancho, antes del lavado. La máquina se llena previamente antes de introducir la muestra, la cual se carga en la máquina, con 1.8 kilos de lastre y 66 gramos de detergente. Cuando finaliza todo el proceso de lavado y secado se vuelven a medir. El grado de encogimiento o alargamiento se calcula y expresa como porcentaje.

Opciones para procesos de lavado: Temperatura baja (40ºC), acción mecánica baja, detergente sintético. Temperatura media (50°C), acción mecánica baja, detergente sintético Temperatura media (50°C), acción mecánica moderada, detergente sintético Temperatura alta (70°C), acción mecánica moderada, detergente sintético Temperatura fría (20°C), acción mecánica baja, agua fría, detergente Temperatura fría (30°C), acción mecánica baja, agua fría, detergente Temperatura intermedia-alta, (60°C), acción mecánica moderada, detergente sintético.

Procedimientos de secado: Dejar escurrir. Dejar secar de modo horizontal. Secadora sin calor.
Planchado de la prenda: Deben especificarse los parámetros de presión y temperatura antes de iniciar la prueba, de acuerdo al uso previsto. Muchas pruebas de solidez del color pueden llevarse a cabo al mismo tiempo. La experiencia nos ha demostrado que la mayor parte de los encogimientos y/o contracciones de las medidas en las prendas ocurre durante la primera lavada. Las siguientes dos lavadas son suficientes para lograr que la prenda llegue a su punto máximo de encogimiento y/o contracción.


Recuperación de la elasticidad.
Métodos de prueba relacionados con esta área: ASTM D2594 & ASTM D3107 &, BS 4952

La recuperación de la elasticidad es una característica importante de los textiles. Esta prueba determina el porcentaje de recuperación de la forma y dimensiones de la tela, justo después del estiramiento. En otras palabras, la propiedad de la tela de regresar a forma original después de haber sido sometida a un estiramiento o alargamiento. Desde el punto de vista de la forma de una prenda, esta es una característica muy importante ya que conserva la línea de la prenda.

Recuperación de la elasticidad: Breve descripción del método. Este método determina la elasticidad de una prenda, el crecimiento del tejido y la recuperación parcial o total de las prendas tejidas a partir de hilos elásticos después de haber sido sometidas a una tensión específica.
Este prueba diseñada para telas fabricadas con tejido de punto, cubre la medición del estiramiento de la tela y el crecimiento de las telas destinadas a aplicaciones que requieren propiedades de estiramiento de baja compresión.

ASTM D2594: Esta prueba incluye procedimientos para el agrandamiento y el estiramiento de la tela y se puede usar individualmente cuando sea requerido por especificaciones individuales, aunque no es aplicable a tejidos destinados a soporte como las fajas u otras aplicaciones que requieran propiedades de estiramiento de alta compresión, como las utilizadas en medicina deportiva.


ASTM D3107: Este examen está diseñado para telas de tejido plano con un porcentaje superior al 12% de algún tipo de elastomero en la trama de nivel alto (mayor del 12%) y buenas cualidades de recuperación a baja tensión (hasta 360 g/cm o 2 lb/pulg del ancho de la tela). Cuando se llega a un acuerdo, este este método puede ser usado para telas tejidas parcial o totalmente con hilos no elásticos que exhiban limites de estiramiento  similares a los señalados anteriormente. Este examen tiene la opción de usar 2 tensiones, muy comunmente usadas en la industria textil: 1.35 kg (3 lb) y 1.8 kg (4 lb). Se incluyen varios cálculos para el estiramiento, crecimiento y recuperación de la tela; además puede ser utilizado de manera individual cuando así se requiera.

Recuperación de las arrugas
Métodos de prueba relacionados con esta área: AATCC Norma 88, DIN 53890
Esta prueba determina mide la resistencia especificada en términos cuantitativos de la recuperación del ángulo de pliegue de una pequeña muestra textil. Este término se usa para indicar la resistencia a la recuperación de las arrugas en los pliegues de una tela durante su uso.

Retención de pliegues en las telas después de varias lavadas efectuadas en casa: Breve descripción del método. Las muestras de tela se someten a simulacros de lavado doméstico y se evalúa la aparición de pliegues. Esta evaluación se lleva a cabo por un clasificación aparente de las muestras comparadas con los estándares de referencia a través de una iluminación y vista del área.

Prueba de desviación de trama (espiral/torque/pierna)
Normas de pruebas relacionados con esta área: AATCC 179, ASTM D3882
Este es un problema común en tejido plano y en tejido de punto. Las espirales son una deformación común (sesgado) de la estructura del tejido debido al torcimiento del hilo dentro del tejido, de modo tal que las líneas verticales de la urdimbre ya no están en ángulo recto con las líneas horizontales de la trama. La importancia de estas pruebas es determinar en el laboratorio si las telas tienen esa tendencia, porque cuando la prenda está confeccionada y el torque ocurre es casi imposible o nulo que se pueda hacer algo para solucionar el problema. Las espirales se definen como la distorsión en la tela en donde el tejido sigue la trayectoria de la espiral alrededor del eje de la tela. En el tejido de punto,  la puntada no es perpendicular al trazo según se requiere pero es sesgado hacia la derecha o hacia la izquierda, formando un ángulo de desviación perpendicular. El fenómeno del torque ha sido estudiado durante varios años por los investigadores de diversos países, sin embargo, en estos estudios sólo han podido definir los principios de la espiralidad y no han podido establecer por completo los principios teóricos o las soluciones para resolver este problema.

Las espirales pueden ser en forma de “S” o de “Z”. Para algunas telas el grado de distorsión en las prendas no depende exclusivamente del estado de la tela antes de coserse, tambien depende de la forma cómo haya sido ensamblada la prenda. Oblicua o asimétrica es la condición de la tela en la cual los hilos de la urdimbre y la trama, aunque derechos, no están en ángulo correcto o en correspondencia uno con el otro. La curvatura del arco puede darse hacia la urdimbre o hacia la trama, de acuerdo al juego de hilos curvados. La trama inclinada puede o no extenderse por todo lo ancho de la tela. 


Oblicuidad/asimetría en las telas por el lavado doméstico: breve descripción del método.
Esta prueba cubre la determinación del arco y la inclinación de los hilos de trama en las telas tejidas así como el de los cursores en las telas de punto. El procedimiento de la prueba encuentra los cambios en la asimetría en todas las telas tejidas así como la torsión que se produce en las prendas cuando están sujetas a procesos de lavado casero en lavadoras automáticas. Los procedimientos de lavar y secar empleados para las pruebas de encogimiento de las telas, así como otras clases de lavado casero se especifican en este método. Los cambios de asimetría en la tela o de sesgo (pierna) en la prenda, resultantes de los procedimientos típicos de lavado doméstico es medido usando unas marcas especiales aplicadas en la prenda o tela antes del lavado.

Prueba de Resistencia a la Tracción (Tensión). Esta prueba sirve para desplegar un resultado de la resistencia física que tiene la tela al ser sometida a varios esfuerzos de tensión. La norma de la prueba se encuentra en los tomos de ASTM, apartado número D-5024.
Breve descripción del método. Para esta prueba se utiliza un aparato especial llamado dinamómetro, tensiómetro, tensil, o inclusive ‘universal’ que puede ser accionado por fuerza hidráulica o neumática, diseñado especialmente para textiles. Se cortan 8 muestras escalonadas. 4 en dirección de urdimbre y 4 en dirección de trama. Se clasifican según el numero del reporte y se identifica cuales están en dirección de urdimbre y cuales en dirección de trama. Se sujetan las muestras a las mordazas de la máquina, una a la vez, y se da inicio a la prueba. Una mordaza se queda estática mientras la otra sube lentamente hasta que se presente la rotura. El sistema computarizado de la máquina, registra en Newtons la fuerza requerida para hacr fallar la tela, en cada muestra y dirección ensayada.


El objetivo es saber cuál es el esfuerzo máximo por tensión permisible que soportan las telas antes que se produzca una falla; para luego desarrollar un reporte de resultados que revele al cliente la calidad de tela adquirida. 

Laboratorio de análisis textil – FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Enero 2016)

Abrasión - Martindale
Las pruebas de abrasión pretenden determinar la resistencia al desgaste de cualquier parte o de material cuando éste es frotado contra otro material. La resistencia adecuada al frotamiento de los tejidos, de punto y planos, es esencial para la aceptación y satisfacción del consumidor.

Normas de pruebas relacionados con esta área: AATCC Método 119-120, ASTM D 3885, ASTM D 3884, ASTM D 3886, JIS L 1018/1096  Puños y cuellos desgastados, área de sentado y codos, sábanas raídas, etc., son el resultado de la fricción. La fricción de una tela es el roce de sus hilos y/o filamentos. La habilidad de una tela para resistir la fricción puede ser probada de muchas maneras, sin embargo, el más común se denomina ‘Martindale’. El aparato registra el número de ciclos o de fricciones al cual se ha expuesto el tejido hasta que se haya alcanzado el punto final. El punto final es cuando 3 hilos de la tela se hayan desgastado hasta romperse y el valor de la abrasión es el número de ciclos completos hasta el momento de la ruptura. El tejido se desgasta a una presión de 800 g/12 kilos Pascales y los abrasivos se cambian cada 50,000 ciclos. 

Maquina Marindale Abrasion  Cum Pilling Tester Laboratorio de análisis textil – 
FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

Para realizar la prueba de laboratorio Martidale  existe una maquina a tal efecto, dispone de unos platos sobre los cuales se colocan varias muestras de la misma tela, sobre la tela actúan una serie de discos con distintos grados de abrasión, estos realizan un movimiento oscilo rotatorio conocido como figura de Lissajous , las muestras de tela son continuamente analizadas para determinar cuando se genera el desgaste o la rotura de la fibra, pudiendo determinar el numero de ciclos resistentes.

¿Como se interpretan los resultados del test Martindale?
La resistencia a la abrasión se determina por la carga aplicada por el aparato, y el número de ciclos que le llevó para, finalmente, romperse. También se lleva a cabo una inspección visual. Los resultados de los test se valoran en un unidades de mil en mil , cuanto más alto es el numero de ciclos más resistente a la abrasión es la tela.

Una vez pasados los ensayos no existe una clasificación como tal para los tejidos, en función de nuestra experiencia con las telas podemos clasificarlas según el numero de ciclos Martidale.
En telas de vestuario las pruebas se realizan en multiplos de 3.000 ciclos y pueden llegar hasta 12.000 para algunas telas destinadas a prendas que requieran una resistencia extrema.

En la industria de la decoración y mueblería se determina más o menos así:
Menos de 10.000 ciclos Martindale: Telas aptas para tapicería decorativa, cojines, colchas,
Entre  10.000 y 15.000 ciclos Martindale: Uso residencial ligero, recomendado para piezas auxiliares, tipo butacas descalzadoras, poufs …
Entre 15.000 y  30.000 ciclos Martindale: Uso residencial moderado , apto para cualquier tipo de pieza de uso diario ,  butacas , sofás , sillas , cabeceros ….
Entre de 30.000 y 50.000 ciclos Martindale: Uso comercial intenso, aptas para lugares de publica concurrencia, sometidas a un alto tránsito.

En el mercado también podemos encontrar telas con mas de 50.000 ciclos,  pero el comportamiento de una tela de 80.000 / 100.000 ciclos es prácticamente el mismo que una de 50.0000, son muy pocos los casos en los que podemos realmente llegar a apreciar la resistencia de este tipo de tejidos, quizá en automoción si se pueden llegar a dar este tipo de casos, autobuses urbanos o salas de aeropuertos y congresos con un altísimo transito, pero nunca en tapicería decorativa.

Método Martindale para valorización de Pilling: Normas de pruebas relacionados con esta área: ASTM-D4970, ISO 12945-2, DIN 53 865, IWS TM 196, AS 2687 Este método se puede emplear en casi cualquier tipo de telas aunque recientemente se viene recomendando no emplearlo en telas de tejido plano. (¿¿??)

Método de pruebas Martindale: Breve descripción. Esta prueba establece la tendencia de una tela a la formación de pilling (borlas) por medio de la máquina de abrasión Martindale.

Se prueban al menos 2 muestras de tela, una se extrae de la máquina después de 200 ciclos y la otra después de los 600 ciclos. Ambas muestras se califican de acuerdo a una escala del 1 al 5 y apoyados en la fotografía de la norma ASTM D3512, donde *1* indica cambios severos y *5* no sufrieron cambios.

Nota: La peor calificación de las 2 muestras se toma como resultado.


Pilling
Normas de pruebas relacionados con esta área: ASTM D03512, D3511/D3511M, D3514/D3514M, and D4970/D4970M. JIS L 1076, CAN 2-4.2M77 Método 51.2, 
CAN/CGSB-4.2 

Los hilos, una vez que se transforman en tejidos son vulnerables a generar motas (pilling), por ende es necesario realizar ciertas pruebas para determinar la cantidad de motas y hacer un control de calidad. El pilling son unas pequeñas bolitas hechas de fibras que se adheren a la superficie del tejido, son producidas por el castigo físico que sufren las prendas durante el proceso de confección, durante su uso y en especial al continuo proceso de frote o rozamiento de determinadas zonas del tejido, dando un aspecto de usado o viejo a dicha prenda. Se manifiesta por lo general y en gran medida en telas de tejido de punto, en menor grado que en las telas de tejido plano; de igual modo las telas producidas con fibras sintéticas presentan mayor afinidad a generar pilling, la mayor tenacidad, resistencia y rigidez a la flexión de los materiales sintéticos producen una persistencia de pilling, mucho mas que en las fibras naturales. Otra razón para que el pilling aparezca es el inadecuado cálculo de las torsiones de los hilos y el pobre balance de algunas telas.

La cantidad de piling que aparece en un tejido, varía con las condiciones generales de uso, por lo tanto las prendas producidas con una tela que haya presentado pilling durante la prueba, tarde o temprano presentarán una amplia gama de pilling durante el transcurso de su vida util, imitando las muestras que se analizaron en el laboratorio. Después que una tela es expuesta a la abrasión, es posible evaluar la cantidad de pilling acumulado, ya sea contando la cantidad de aglomeración de fibras (bolitas) o removiendo dichas bolitas. Adicionalmente al aspecto feo que produce el pilling en una prenda, este puede manifestarse en una zona especifica afectando la estabilidad del tejido. Por lo tanto es bueno tener un buen control de calidad y realizar las pruebas necesarias a los tejidos. Por lo general el procesos para evaluar la cantidad de pilling lleva mucho tiempo, anteriormente se hacia de manera manual, contando y pesando el pilling, afortunadamente existe equipo que reducen el tiempo para realizar dichas pruebas. La calificación del pilling se da de 1 muy malo, a 5 muy bueno, basados en unas fotografías publicadas por la entidad americana de estándares ASTM  


Esta prueba se puede realizar de varias formas, sin embargo existen dos máquinas que aunque difieren en forma y en el tamaño de las muestras, producen resultados similares: ICI Pilling Box y Random Tumble Pilling Tester.

Método para realizar pruebas de pilling  usando el ICI Pilling Box 
Método para realizar pruebas de pilling (ICI Pilling Box). Es necesario 4 cortar muestras de 12.5 cms x 12.5 cms, posteriormente se marca una columna en cada uno de los cuadrados, en dos de las muestra se marca la dirección de la urdimbre y en las otras dos la dirección de la trama, esto da como resultado que dos muestras tengan la misma dirección paralela de trama y de urdimbre, cada muestra es volteada hacia el revés de la tela y cortada 6 mm. Se empieza con la migración de las fibras hacia el exterior del hilo, de modo que surge pelusa sobre la superficie del tejido. Debido a la fricción, esta pelusa se enreda y las bolitas que se generan se mantienen suspendidas con las fibras largas. Por ultimo las muestras son colocadas en el ‘pilling box’ cuyo interior está recubierto de caucho; dicha maquina proporciona 18.000 revoluciones en 5 horas.
Nota: La peor calificación de las 2 muestras se toma como resultado.

Método para realizar pruebas de pilling  usando el Random Tumble Pilling Tester
Maquina de Random Tumble Pilling Tester, Laboratorio de análisis textil – 
FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

Random Tumble Pilling Tester. Dispositivo de inyección de aire para dar una presión de aire de 14-21 kPa (2-3 psi) en cada cámara de ensayo. La máquina puede tener 2, 4, 6 u 8 cilindros de aproximadamente 14.6 cms ancho por 35 cms de largo forrados en láminas planas de corcho de 16 mm de espesor.
  
Adentro de cada cámara se introducen 25 mg de una fibra de algodón de color gris de 5 mm (0.2 ") y una muestra de 10.5 cms²  cortadas en diagonal en un ángulo aproximado de 45° con respecto a la urdimbre y y la trama. Las muestras deben llevar los bordes sellados. Esta operación de sellados de los bordes se hace utilizando pegante blanco de papel y madera.

Cierre la cubierta de la cámara y ajuste el temporizador durante un tiempo de de 30 minutos. (Para ciertos tejidos de punto o telas muy desbalanceadas se recomienda 3 sesiones de 10 minutos, observando las muestra antes de seguir).
Gire el interruptor del motor a "on", y presione el botón "start", e inicie el flujo de aire.
Durante el proceso revise cada cámara a intervalos frecuentes. (Si la muestra se detiene
alrededor del impulsor sin caerse o se encuentra en el fondo o en el lado de la cámara,
detenga la máquina, retirar la placa frontal y liberar la muestra. Registre en una hoja de datos cualquier comportamiento anormal de la muestra.
Después de cada prueba, extraiga cada muestra y limpie el exceso de fibra de algodón usando el limpiador de vacío. 


Utilizando los estándares de calificación ASTM D3512 y el aparato para la evaluación de la tela, observe subjetivamente la cara de cada muestra, mirando hacia abajo la muestra en un ángulo de 45° y usando la fotografía estándar de clasificación y la siguiente escala. Al igual que en los otros métodos, cuando la apariencia de una muestra de prueba cae entre la de dos estándares de clasificación, asigne el valor de la mitad, Ejemplo: 3.5


5- No pilling
4- Pilling leve
3- Pilling moderado
2- Pilling severo
1- Pilling muy severo

Nota: La peor calificación de las 2 muestras se toma como resultado.

Protocolo de Prueba FWI 11-1-12
Determinación del Termofijado en Forros y Telas de Poliéster

En la industria de confección donde con frecuencia se utilizan forros sedosos fabricados con filamentos de poliéster, y telas 100% poliéster, es muy común encontrar que algunos rollos no estén debidamente termofijados. Este inconveniente es de suma gravedad, pues aunque la tela se vea y se sienta bien mientras se confecciona, terminará por mostrar su carencia de termofijado prontamente acortando drásticamente el periodo de vida de la prenda. 

1. OBJETO

1.1. Esta norma tiene por objeto determinar si una tela ha sido debidamente termofijada.

1.2. Al no existir una prueba física homologada por ninguna de las agencias certificadoras para determinar si una tela sintética de características termoplásticas está termofijada, total o parcialmente, el laboratorio textil de FWI/Incoco (Colombia) ha desarrollado un sistema idóneo con el fin de determinarlo.

6. ENSAYO

6.1. Preparación de la muestra

6.1.1 Se cortan 3 muestras por rollo (punta-medio-final) y con un troquel dentado de 10 cms x 7 cms

6.1.2. Las muestras troqueladas se acondicionan en el laboratorio, por un periodo no inferior a 12 horas

6.2. Procedimiento

6.2.1. Una vez se cumple el periodo mínimo de acondicionamiento la muestra se extiende sobre la superficie plana de recibo de la maquina Texas Automation, la cual debe estar cubierta por material térmico dispersor de calor y sobre este material una lona Kd.

6.2.2. La máquina Texas Automation debe haber sido previamente llevada a una temperatura de 135°C/275°F

6.2.3. Una vez la muestra troquelada está en posición se baja el ‘hot plate’ (con cobertura de teflón de15 cms x 9 cms) y se bloquea en posición por un periodo de 20 segundos, se retira la muestra y se deja reposar por 30 minutos.


6.3. Expresión de los resultados

6.3.1. Pasados los 30 minutos, la muestra se observa en el Color Box desde varios ángulos y posiciones (vertical, horizontal, inclinada) con luz D65 y A, buscándole arrugas visibles

6.3.2. La tela será calificada con base a las AATCC Smoothness Apearance Replicas AATCC 124 – Esto significa que si la superficie de la tela no está alterada ni presenta ningún tipo de arrugas o quiebres se calificará con 5 y si presenta arrugas con 1.


6.3.3. Únicamente las telas con calificaciones 4 y 5 serán aprobadas.

Clasificación de tejidos con mal comportamiento después de la prueba


9. APENDICE

9.1 Normas que deben consultarse

- AATCC Test Method 124-2011. Smoothness Appearance of Fabrics after Repeated Home Laundering.

- AATCC Test Method 143-2011. Appearance of Apparel and Other Textile End Products. after Repeated Home Laundering.

- ISO 7768:2006. Textiles -- Test method for assessing the smoothness appearance of fabrics after cleansing.

- Method II Original Ironability of Lightweight Wovens P91 All fabrics except linen

Francisco Mejía-A
FWI-Textile Division


 Lámpara con pantalla de aumento - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

 Típica mesa de trabajo de un laboratorio - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

 Color Box - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

 Tras las cortinas, el área de procesos químicos - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

Horno y Cabina de humos - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

 Telas en reposo 24 horas antes del corte - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

 Máquinas de inspección Textil - Laboratorio de análisis textil – 

FW/INCOCO S.A. – Pereira (Foto: Francisco Mejía-A – Julio 2014)

Reglas para medir encogimiento - Laboratorio de análisis textil –